VANG #8. Fátima Miranda

rECOvECOs

Jueves 17 de noviembre (19:30). Entrada libre

rECOvECOs

Es este un íntimo concierto-performance para voz sola. UN SOLOCUERPO. Músculos entrenados esculpiendo el aire con una voz extendida empleada como instrumento de viento y de percusión sobre un registro inhabitual y extremo.

Sobre un espacio escénico más que sobrio, lo contemplativo, melancólico, dramático, ritual o enloquecido,  armoniza lo  cotidiano, lo popular y lo sublime, intentando inducir a una visión imaginativa y crítica de la realidad y brindar un terreno liberador de la insana afición por el confort y sopor que garantizan lo conocido y lo clasificable.

Hoy más que nunca toca al artista de cualquier disciplina, aportar contenidos que jamás puedan enajenarse de su esencia ni ser vaciados de su significado de partida por el ávido adversario, especialista en monetizar y convertir en mercancía y entretenimiento el noble e ingenioso vuelo inicial de tantos. rECOvECOs no les dará ese gusto.

Lo que a menudo se entiende por arte se contrapone al significado de poesía y a su razón de ser. La vanguardia de ley construye obra (visual, literaria, películas, músicas, coreografías, performances, etc) que no se deja manipular por el pensamiento dominante. Impide ser utilizada como instrumento al servicio de aquél. Sólo así el alcance poético de la obra es transformador y propicia en quien la contempla, apertura de mente, de ojos y de oídos así como un despertar de reflexiones y disfrutes. En lo que al arte concierne es imperativo un pensamiento crítico, no gregario. Toda obra que se precie ha de estar desprovista de miedo a la diferencia y despreocupada por la búsqueda de seguridades y certezas en pro de lo auténtico y de lo que espabila sin adorno ni artificio.

Sumergirse en los ángulos oscuros, en las esquinas polvorientas, en los enseres relegados, en las ideas ora brillantes ora absurdas que abarrotan cajones, estantes y libretas apiladas o en listados de tareas cuya urgencia se había difuminado entre agendas consecutivas. Hacerlo con la certeza de que en sus vericuetos van a hallarse partículas de poesía  refractarias e inalienables  ante  las poderosas triquiñuelas de quienes nos quieren mimetizados o light, nos brinda no sólo una simpática y divertida ligereza sino la garantía de estar abismándose  sin riesgo alguno a desnucarse. Todo un acto de fe, eso sí, generador, entre numerosas y denodadas labores, de incontenibles sonrisas.

Supone un ejercicio de limpieza permitir emerger a la luz lo perdido, lo extraviado, lo escondido, lo arrinconado, lo pospuesto, lo inicialmente prescindible o lo no deslumbrante o demasiado técnico o virtuoso. Lo oculto es con frecuencia lo que da luz. Sacarlo de su rincón y orearlo es poco menos que airear los adentros sin dramatizar ni darse mayor importancia, saneando libretillas y memorias y proporcionándoles una entidad, cual objets trouvés que uno de esos días de higiene, encuentran su significado hasta entonces ignorado… o agazapado en los entresijos no identificados o procrastinados. Tal práctica brinda además la oportunidad de desvelar sin disimulos.

rECOvECOs, combinando obra anterior y obra nueva, entre lo comedido y la osadía, desprovisto de inútiles temores, reactiva y canta esos ecos. Ahí van.

FÁTIMA MIRANDA

Licenciada en Historia del Arte, compositora, cantante e investigadora de la voz y de la música vocal de culturas tradicionales, hija de una sensibilidad etnomínimal, desde 1983 realiza un trabajo de investigación en torno a la voz y a la música vocal de culturas tradicionales.

Huyendo de cómodos estereotipos, combina técnicas vocales orientales, occidentales y de su propia invención concibiendo la voz como instrumento de viento y de percusión instalado en el propio cuerpo. Ello le ha permitido desarrollar un registro superior a cuatro octavas que pone al servicio de un lenguaje musical propio en el que se difuminan las fronteras entre canto, poesía, teatro, composición, improvisación e interpretación.

En sus conciertos una sola voz, en simbiosis con un significativo componente poético, gestual, visual, dramático y humorístico, nos conmueve hasta lo más hondo.

Miembro fundador desde 1983 del grupo de improvisación Taller de Música Mundana en el que colabora con Llorenç Barber, también crea con él Flatus Vocis Trío grupo de poesía fonética. Con estos grupos graba dos discos LP: Opera para papel y Grosso Modo, respectivamente.

Entre 1982 y 1989 dirige la fonoteca de la Universidad Complutense de Madrid. En 1985 recibe el Premio Nacional Cultura y Comunicación concedido por el Ministerio de Cultura por su libro La Fonoteca.

En 1987-1988 estudia canto Nô en París con Yumi Nara y aprende canto difónico mongol con Tran Quang Haï.

A partir de 1987 realiza estudios de música clásica del Norte de la India -canto Dhrupad– con varios miembros de la eminente Familia Dagar, Ustad Zia Fariduddin Dagar, Ustad Zia Fariduddin Dagar y Uday Bhawalkar.

Entre 1983 y 1993 estudia bel canto con el fin de poner unas y otras técnicas habitualmente consideradas incompatibles, en rica convivencia con la vanguardia,

Durante los años noventa crea tres conciertos-performance para voz sola: Las Voces de La Voz (1991), Concierto en Canto (1995), ArteSonado (2000), los tres editados en CD. En 2005 estrena el espectáculo de gran formato Cantos Robados y en 2011 perVERSIONES, ambos editado en DVD. En 2007 estrena MADrid MADrás MADrid!

En 1996 recibe la prestigiosa beca DAAD, siendo invitada por el Berliner Künstlerprogramm des Deutscher Akademischer Austauschdienst, como artista en residencia en la ciudad de Berlín.

En 2009 recibe el II Premio Cura Castillejo a la Propuesta Musical más desaforada y el IV Premio Intenazionale Demetrio Stratos. En 2012 Recibe el Primer Premio de Videoarte de Mujeres Artistas en los VII Encuentros Internacionales de Arte y Género de Sevilla. En 2018 es distinguida con la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes.

En 2013 estudia canto tradicional Mugham con Fargana y Alim Qasimov en Azerbaijan.

En noviembre de 2014 estrena el concierto-performance aCuerdas, un dúo con el virtuoso de la zanfona Marc Egea.

Desde 2016 desarrolla el proyecto Living Room Room, conciertos a Capella y a medida para todo tipo de espacios públicos o privados, mínimos o enormes, desprovistos de estructura teatral, a menudo sin amplificación. Desde museos, balcones, salones o iglesias a naves industriales, incluyendo secciones improvisadas que surgen en diálogo con el público y con la arquitectura y acústica que a cada lugar le es propia.

Fátima Miranda ha colaborado entre otros con Llorenç Barber, Robert Ashley, Wolf Vostell, Jean-Claude Eloy, Julio Estrada, Stefano Scodanibbio, Bartolomé Ferrando, Pedro Elías, Markus Breuss, Bertl Mutter, Rachid Koraichi, John Rose, Hans Peter Kuhn, Stéphane Abboud, Werner Durand, Mirella Weingarten, Sacha Waltz, Yuval Avital, Chema Madoz, Baró D’Evel Cirk.

Su trabajo ha circulado por escenarios y festivales de todo el mundo, tanto en circuitos de música contemporánea y experimental como de teatro, performance art y poesía fonética. 

fatima-miranda.com